Lobos solitarios que matan y se matan


 lobos solitarios 2017,mjv3DBcCUXQ5MC1JQElwE3Z7G0M

 

Las comunidades islámicas han crecido fuertemente en los últimos diez años, pero con resultados nefastos – de muerte y destrucción-, que han llevado a cabo musulmanes defensores del radicalismo, el fundamentalismo, islamismo, integrismo… Sombras y pocas luces, pocas luces y muchas sombras… se vienen sembrando en las últimas décadas -en territorio europeo- por los creyentes de Mahoma. Lobos solitarios que matan y se matan en la Unión Europea, y que perteneces a IE (Estado Islámico, aunque no sea Estado ni islámico), que respetan su religión pero no la de los demás…

Es evidente, y desde el punto de vista táctico, que los ataques suicidas en la UE (Unión Europea) contemporizan más con los pilotos kamikazes del imperio nipón durante la II Guerra Mundial- que con los terroristas de Al Qaeda.

“Ni el mejor servicio secreto del mundo es capaz de desarticular la acción de un lobo solitario”, sentencia en un artículo en el ‘Jerusalén Post’ el israelí Yossi Melman, experto en seguridad. “Se pueden infiltrar agentes, vigilar mezquitas, pinchar teléfonos y kackear ordenadores. Pero es imposible meterse en la cabeza de un persona que un día decide convertirse en terrorista”, añade.

El aumento de los grupos yihadistas corre en progresión geométrica, debido a la existencia de una red de centros destinados a coordinar nuevas remesas de “lobos solitarios suicidas” (verdaderos diablos en el arte de matar, pues para ellos es un arte), en la creencia de que matando al mayor número de infieles alcanzarán el ‘paraíso tan ansiado. Porque los terroristas de IE pueden surgir en cualquier momento, actuando incluso sin previo conocimiento de sus familiares más allegados. Esto es la triste historia que estamos viviendo en la Comunidad Europa, y en el día a día…

Cuando los grupos extremistas se encuentran en apuros, ya que pueden ir perdiendo terreno, influencia y sufren, al mismo tiempo, derrotas de tipo militar, es cuando asumen ataques de ‘lobos solitario’ para mantenerse en las informaciones de la opinión pública mundial. Y es que estos grupos extremistas escogen la figura de lobos y solitarios porque son difíciles de detectar y de cogerles con vida, porque en numerosas ocasiones se suicidan en el nombre de Mahoma…Debemos ayudar siempre a las Fuerzas de Seguridad de los Estados europeos, en la lucha contra estos desalmados, locos y con muy malas intenciones, cuya misión actualmente es la de… ¡matar!

El uso y abuso de los tóxicos ha sido utilizado y está demostrado hace miles de años por ciertas religiones, sectas, medicinas y distintos poderes establecidos por las personas, para obtener estados de predisposición hacia los mensajes o teorías que predican los ‘súper-hombres’ o líderes, y así conseguir el mayor número de prosélitos. Quiero entender que- los terroristas del EI- que actúan en la Comunidad Europea no están muy lejos…de la toma de drogas, para cometer muertas violentas irreparables.

Este fundamentalismo islámico ha llegado a cotas de terror, miedo e incertidumbre en las sociedades occidentales, y, sin duda,  en su más alto grado: muertes masivas de seres humanos civiles e indefensos. Largo y tendido podemos escribir sobre el terror-sus consecuencias-, pero he aquí tres hechos fundamentales: el 11-S (atentados en las torres gemelas de Nueva York, 11-09-2001); 11-M (atentados en la estación de Atocha en Madrid, 11-3-2004), y 7-J (atentados en metro y autobús en Londres, 07-07-2005). Este es, concretamente, el terrorismo en el Viejo Continente. Y ahora ha vuelto para matar por matar, y en el nombre de Mahoma…

Cuando pasaron los hechos luctuosos del 11-S, no sacamos las correspondientes lecturas del citado suceso: poner nuestras fronteras a buen recaudo, tamizando los posibles huecos-que los había-, en nuestros puertos, aeropuertos, ferrocarriles y carreteras. Y es que lo ocurrido en el 11-S (EE.UU.), muy a nuestro pesar, se gesto y se seguirá gestando en naciones-territorios- europeos. En las ciudades hay muchos Abdulah, Musafa, Yasser… dispuestos a morir, si así se lo indican, en cuestión de pocos segundos y empleando técnicas “kamikaces”: basta con sujetarse a la cintura un pequeño número de pequeñas bombas, saltar por los aires, y asunto concluido.

Es curioso: vendrá un día no muy lejano en que, si uno de nosotros nos sentimos amenazados por el terrorismo islámico, a indicaciones de un juez, tendremos que abandonar nuestros domicilios para siempre y marcharnos a ninguna parte. Un sinnúmero de atemorizados vecinos pondrán sus miedos–como denuncia–ante la autoridad anteriormente mencionada, y dicha autoridad para satisfacer esos miedos -incontrolados y contagiosos-, dictará la sentencia correspondiente para que el abandono del domicilio sea ejecutivo. Triste y mala sentencia de su señoría, pero así será… si no llegamos a curarnos en salud, y erradicar de Europa-de una vez para siempre-, el terrorismo islámico. Mas debemos entender que Europa, aparte de la amenaza totalitaria de raíz religiosa islámica, ha estado enferma y sigue estando como consecuencia de amenazas surgidas dentro de organizaciones extremistas de izquierdas, y que parten como, a manera de sedimento, del ciclo de protestas acaecidas a finales de los años sesenta.

Debemos controlar a los imanes radicales mediante leyes-esfuerzos-administrativas y jurídicas, pues los primeros son directores de conciencia de aquellos musulmanes más débiles, para convertirlos en portadores del terror en Europa. Uno entiende que ha de existir el derecho al pensamiento y a la libertad religiosa, mas hay que combatir al terrorismo islámico con el imperio de la Ley, y siempre dentro del marco democrático con penas más severas. Nunca la pena de muerte, pero sí la cadena perpetua. Esta última existe hoy en día en Francia. Los canales mediáticos del EI han editado un póster en el que aparece un dibujo de una mano con una pistola acompañado de un texto en inglés que reza: «El lobo, un soldado del EI ahí donde tú estás». En la parte inferior aparecen ocho banderas: la española, acompañada de las de EE.UU., Rusia, Reino Unido, Alemania, Francia, Bélgica y la UE.

La Coruña, 17 de junio de 2017

© Mariano Cabrero Bárcena es escritor

 

Anuncios

Enseñar es un verdadero privilegio para quienes practicar este arte


 

 

Los niños/as por sí mismos no pueden proyectar ni elaborar su propia educación, que tenga la imprescindible consistencia para que, y en un futuro, encasillar ideas y patrones

Valiéndonos de un simple recordatorio, ocurrió en un centro de enseñanza en la actualidad. Veo una escena así: Un joven con sus padres, en el despacho del director del centro, estaba sentado pero su madre permanecía de pie; alguien avisa a la madre de la criatura-“Pero escuche señora, siéntese usted…, y dígale a su hijo que se ponga de pie”-, a lo que ésta respondió: “No, que mi hijo está muy bien educado, y hay que proporcionarle autonomía propia, porque está creciendo…”.Bonita contestación de la progenitora, de cuyo nombre no quiero acordarme…Se está olvidando últimamente los padres, que “Enseñar es un verdadero privilegio para quienes practican este arte”.

Uno entiende que, aunque no soy docto en la materia, el recién nacido, o neonato, niño/a  conecta con los demás seres humanos, pasando prácticamente por todas las circunstancias de la vida: la educación, el trabajo, la familia, etc. De tal manera es así que, las relaciones sociales posteriores, resultarán imprescindibles para desarrollar sus propias aptitudes junto con sus respectivas personalidades. Me comentaba un joven, que se dedica a la enseñanza algo que resulto ser muy hermoso y edificante: “Si vieras, Mariano, cuando voy a recoger a los pequeños-de tres y cuatro años-al autobús, traen… ¡unas caritas de sueño!”. Y continuó diciéndome: “Después, una vez en clase, se me echan en mi regazo y me dicen: tú eres mi mamá, haces de mi mamá…”. Yo le sonsaqué que cómo reaccionó después de todo esto, y me dijo…que “cantándoles una nana: ¡Duérmete niño, duérmete rey!/ Eres mi vida, mi atardecer”.

Los niños/as por sí mismos no pueden proyectar ni elaborar su propia educación, que tenga la imprescindible consistencia para que, y en un futuro, encasillar ideas y patrones de conducta que les sirvan de referencia fiable. Y es que existen padres que se contradicen en las relaciones interpersonales o sociales, sin actuar de acuerdo con las ideas que predican: esto no hace nada bien, y todos lo sabemos, al niño que vive en el entorno familiar. Los menores, cuando niños, acuden al colegio se hallan con profesores y compañeros con patrones socioculturales muy diferentes, incluso con los aprendidos en el hogar conyugal: se encuentran solos ante el peligro. Si sus progenitores han de cambiar de domicilio, y en otra ciudad diferente, aquellos han de acomodarse a nuevas amistades con niños, quizá, con distintos comportamientos y costumbres. En los centros educativos han de existir profesores y profesoras que ejerzan la enseñanza con verdadera vocación, teniendo ciertas y verdaderas habilidades para penetrar en los corazones de los menores.

La separación o divorcio de los padres, es prudente decir, que repercute de una forma directa en los jóvenes, la esperanza del mañana. Los niños, y esto está comprobado, hacen los que ven y oyen. Estos niños que son la esperanza del mañana… El niño solitario puede ser, sin duda, que se desarrolle como consecuencia de una conducta familiar problemática. La conducta de los padres –de ella y él–, repercute en el niño/a como consecuencia de ser el elemento familiar más vulnerable. Se puede consolidar de esta forma una enfermedad que tiene actualmente cierto desarrollo: la depresión infantil. En el mundo del niño es de suma importancia que reciban afecto–sentirse queridos y protegidos, por sus progenitores, o, en su defecto, por las personas que los sustituyan cuando éstos faltan por muerte, desidia, abandono… Los niños, y esto está comprobado, hacen los que ven y oyen. Es decir, imitan a sus padres. Los numerosos trastornos psicológicos y psicopatológicos, que se manifiestan durante la infancia, o, a veces, cuando llega la adolescencia, son debidos al entorno familiar en que han vivido. Ser niño se ha convertido en una esclavitud, y de esto no me cabe la menor duda, que se está fomentado más y más cada día que pasa. Lo vemos con nuestros propios ojos: tantas y tantas son las forma de explotación de menores, a saber: trata infantil–de niños/as–, explotación sexual con fines lucrativos, trabajos en minas de la muerte, trabajos en la agricultura, los denominados “Niños soldados” creados como escudos humanos para una muerte cierta, matrimonios infantiles forzosos, esclavitud domestica por parte de sus propios padres, abusos sexuales cometidos por los últimos, pederastia( cuando el menor tiene 13 años de edad, y da su consentimiento, resulta que el ‘pederasta’ no comete delito alguno),pedofilia…. Así se encuentra el Código Penal español. Respeto esta ley pero no la comparto.

Los niños/as dan y desean recibir amor, y, desde pequeños, son receptivos a éste. Sin amor el niño–hombre mañana–crece entre el olvido y la oscuridad. Evidentemente existe la ‘Inteligencia Infantil’, y sabemos que el niño o niña posee ésta en vías de desarrollo. Pero hemos de comprender que, la facultad que tienen los menores para aprender, ha de estar motivada por la enseñanza para que más tarde se adapten al medio ambiente: desarrollo cultural, verbal, problemas concretos, situaciones problemáticas…: a todo esto se le llama enseñanza por antonomasia.

La Coruña, 29 de mayo de 2017

Mariano Cabrero Bárcena es escritor

Tócala Sam, déjame recordar.


casablanca film,20140525-143308-52388222

 

Pero…como todos sabemos ‘el amor’ vuelve a resurgir en los tiempos de cólera, de guerra, de hambruna… “Tócala Sam, déjame recordar”, pronunció esa extraordinaria actriz que fue Ingrid Bergman, de rostro dulce y sincero, quien atrae al corazón humano de hombres nobles, de buenos sentimientos y que se crecen con la dificultad y la distancia.

 

“Casablanca” (protagonizada por Humphrey Bogart e Ingrid Bergman, que muy posiblemente la gente  la recuerde con la frase ‘Tócala otra vez, Sam’, pero que, en realidad, se trata de una frase que no forma parte del guion), film de nuestro pasado siglo XX, quien sirvió de mito del amor romántico en tiempos de guerra y otros horrores. Él, soñador y vividor; ella, noble y lejana.

 

Porque, evidentemente, hemos de pensar que, existen y en el siglo XXI, un tipo de mujeres que si dicen “te amo”, desde luego, aman sin ambages; que emiten luz propia y enamoran y eligen a su manera; que pueden y deben abandonar a sus maridos si éstos se lo  merecen- caso de la violencia de género-, y que saben respetar las leyes del amor humano (y del divino), si los hombres y ‘El Amor’ respetan las suyas. “Se acabó la esclavitud para siempre…”, así se expresan innumerables hijas de Eva en la actualidad. Y razón tienen para manifestarse de esta manera

 

Entendemos que en el siglo XX, el amor se separa principalmente de la pasión, convirtiéndose en simple sexo. Sexo patético, dominante, ardimiento de los seres humanos, que viven el momento placentero sin perdurar en el tiempo…

 

 

Un vientre llamado Amor, amor que se traduce en un ser humano que lleva dentro… toda mujer que se encuentre en estado de buena esperanza. Y es que el amor es algo vivo, es vida, es sentimiento elevado a la enésima potencia, es entrega en todos los ámbitos de la vida, y sobre todo, es mutuo respeto entre dos personas que se quieren y, porque no decirlo, se desean para el resto de sus vidas, alcanzado ambas cumbres con el matrimonio…Este amor suele llegar a crear un ser vivo sobre la tierra: niño o niña, qué más da…

 

El imperio de la fuerza siempre ha prevalecido sobre la mujer. “A medida que el hombre conquista el mundo-ha comentado Susan_Brownmiller-, también se apodera de la mujer.” Hemos de entender que la esclavitud fue un asunto de racismo-en el más amplio sentido de la palabra-de los hombres blancos hacia los negros, pero también constituyó una dominación del hombre blanco sobre la mujer de raza negra. La raza negra siempre llevaba las de perder, y uno no sabe por qué…

 

Ahora habla ‘La Poesía’ que nunca traiciona a los amantes, y nos dice: “Por amor se muere, /por amor se vive. / No corras…y vete despacio, / tranquilizando tus febriles arrebatos. / ¡Debes calmarte! …ahora mismo. / Vete despacio…un instante. / Que tu caricia sea suave y placentera, /pues siento las mil delicias terrenales. /Déjame recuperar fuerzas…/Ahora soy mujer para siempre, / y tú-¡hombre de Dios!-, / hecho a su imagen y semejanza. Poema: “Entrega”, del que suscribe.

 

Uno sabe y entiende que ‘violar es matar’ el cuerpo y el alma de cualquier mujer (y  el de un hombre también), y mancillar su género: cuerpo y alma, alma y cuerpo convertidos en mujer-objeto. ¡Qué Dios las conserve en la gloria! a nuestras mujeres .Sangrando dolor femenino de ese corazón inmenso que poseen todas ellas, que son los seres más maravillosos creados en nuestro universo… El sufrimiento de muchas mujeres se traduce en su propia muerte…, a manos de esos hombres que entienden que las mujeres son de nuestra propiedad: ¡Nada más lejos…!

 

“Pasan los días, se vienen los meses, y mi lágrimas negras ya de tanto llorar, me aconsejan que me marche de mi casa, y deje a mis dos hijos del alma–polluelos aún– solos. Mi esposo me pega todos los días. Parece ser que… es por costumbre, por afán de maltratar por maltratar, por afán de superioridad, por fuerza bruta–de lo cual doy fe de que la posee…–, y estoy amenazada de muerte”, así rezaba una misiva que recibí de una buena amiga de mi juventud, de estudios que cursamos juntos. Su nombre es (?): delicada, preciosa, inteligente y sufridora donde las haya… Está viviendo su historia, ahora y no antes, su historia del miedo de las mujeres ante los hombres, y con su corazón dentro de las tinieblas –sangrando dolor–ante la falta de protección en la que se encuentra…

 

 

No me nombró el lugar de su próxima residencia, pero cualquiera que sea el sitio donde se halle, sabe uno que, para ella, será como la propia “Gloria bendita”: a ciencia, y no me equivoco, mi compañera de estudios se encuentra sembrando su libertad sexual, para no ser maltratada nunca jamás.

 

En cualquier caso, el amor es algo maravilloso. Se siente, se desea, se desea, se admira a la chica/o de los ojos verdes que todos los muchachos/as llevan en lo más profundo de sus corazones. Ruben_Darìo (gran poeta) canto a la juventud–como nadie–cuando dijo: “Juventud divino tesoro, ¡ya te vas para no volver! […]”.

 

Nuestras mujeres son violadas y torturadas por propios y extraños, que muchas veces se quedan en el anonimato por temor a las represalias. Tienen temor a denunciar: temor que entiendo perfectamente, porque si denuncian…la muerte, su muerte, es casi segura. Y lo digo con la mano puesta sobre mi corazón, mi corazón que se conmueve como si fuera un volcán en erupción, cuando mis ojos ven y mis oídos escuchan que…: otra mujer ha sido asesinada por su esposo, muere en su casa una mujer apuñalada por su marido, un hombre mata a la mujer con la que vivía, un hombre mata a su mujer y a sus tres hijos y después se suicida…

 

La Coruña, 5 de mayo de 2017

© Mariano Cabrero Bárcena

La última mujer sobre la tierra



Muchas veces estar solo, supone estar acompañado…

Y muchas veces recapacito: Tengo soledad, tengo viento, tengo pétalos de pensamientos y suprema libertad para arrojarlos al viento, miles de esos pétalos de pensamientos. Y, después, de esta pequeña-tierna composición poética…cenó con poco apetito y llorando me acuerdo de Rosa María. Ella, la última mujer sobre la tierra había bailado para mí, antes de marcharme a mi soledad.

 

El baile fue a últimos de agosto, noche tranquila donde las haya…Rosa María vestía un traje desenfadado-traje de chaqueta de color gris-, su cara no mostraba maquillaje alguno y sus labios los llevaba pintados…Ella bailo con todas sus fuerzas, la danza de la vida, la danza de la muerte. “Yo que soy libre cual gaviota; soy la que expresa mayor grandes, y bailando miro al cielo y contemplo mi belleza. No me dejaron-una vez más-bailar sola”-siguió diciendo Rosa María-“ellos…los que mandan, los que niegan belleza…Son corazones ojos cerrados-fueron jueces implacables-, mas son puritanos que gozan en otros cuerpos lo vedado.

Siento gratitud, y siempre la he sentido, hacia aquel beso que brotó de los labios de la última mujer sobre la tierra, quien me manifestó silenciosamente…, “que sí…, que no era mi amada”. Otras mujeres me habían querido antes con todas sus fuerzas, pero Rosa María, “me dijo”, y valiéndose de su boca, “¿qué es el besos? El beso que una amada da a su amado. Y que un beso de amor… no se le da a cualquiera”.

Fue un hombre inigualable. En la lucha por la vida diaria, su rostro se mostraba como cielo sin nubes: ¡Brillante! Su corazón aparecía como el mar,  que se ondula en calma. Era un hombre que buscó silencio en su soledad. Nada más y nada menos…Siempre fue un hombre, al parecer, tranquilo. Y digo que, al parecer, se asemejaba a todos aquellos que…la procesión les anda por dentro.

Tanta soledad me inclina a abandonarme al viento, pétalos de rosas muertas he arrojado a cientos, al mar. Muchas veces el exceso de soledad me lleva a suplicar al viento, que me envíe pétalos de pensamientos que arrojaron al mar…muchos cientos.

 

¡Ya… me encuentro solo! De regreso, y cuando me hallo en mi casa, sobre la una de la madrugada, solamente escucho el ruido al paso de los últimos coches-sus ruedas-. Doy dos vueltas al cerrojo de la puerta– ¡hay tantos ladrones hoy en día!–, y busco silencio–mi silencio– en mi soledad. El día ha sido francamente penoso: hablar con amigos que no lo son, saludar a personas que casi no conozco, recomendar a ciertos jóvenes–tunantes por naturaleza–que se presentan a oposiciones del Estado (lo cual hice por mero compromiso, aunque no puse mucho interés en tales recomendaciones, y entiendo que resultarán ineficaces), escuchar mentiras que luego se convertirán en verdades, quizá en medias verdades…

Siento, a veces las pisadas de alguien que camina cerca de mí, y creo–ilusión pérdida–, que me están espiando, que saben –algo o todo-, de mi cita que tuve ayer con la señorita… (por así llamarla), dado que está casada, con marido y escopeta, con escopeta y marido. No tropecé con almas que amé– hombres y mujeres, compañeros míos–, porque habían fallecido. Y pensar que pude haber sido el último hombre/mujer sobre la tierra, si al salir por la mañana temprano la ciudad estuviera ya muerta…Y pensar que pude haber sido el último hombre/ mujer sobre la tierra…, sin llegar a tener el tiempo necesario para escribir mi último poema. ¡Día infeliz el por mí pasado!

 

Porque cuando apago la luz de la mesita de noche, al objeto de dormir unas pocas horas( con mi edad son pocas las horas de sueño, que se aprovechan), mi cerebro que no duerme–y saliendo de la noche oscura de mis pensamientos,–entre sueños y ensueños, me habló: De los peces mil colores; de la mujer asesinada por su pareja sentimental sin que nadie ponga solución efectiva a estas muertes violentas; de la discusiones encontradas en relación con las corridas de toros( para mi ‘los toros’ son una fiesta, y una muerte claro está, respetando las ideas discrepantes al respecto); de la mezcla de sangres distintas entre los contrayentes de la futuras monarquías( genes que suman y genes que restan) y de los falsos profetas  .

 

Sí puedo afirmar, y puedo equivocarme, que si los partidos políticos tuvieran que autofinanciarse, sin duda, tendríamos menos hombres/ mujeres dedicadas al “arte de la política” y, por tanto, menos gastos y más ingresos: es una idea… Estamos faltos de políticos inteligentes y hábiles, que no saben o no quieren negociar por el bien de España, que sus cabezas no permanecen frías, que sus corazones no están templados, que emplean la política como un arte de engaño… , cuando todas sabemos que ésta es un arte que sólo la ejercen los verdaderos hombres de Estado.

 

 

Al final, y esto lo pude comprobar, nuestra actual vida es y está triste. La violencia entre los humanos ha llegado a alcanzar límites insospechados. Y es que es necesario que establezcan medidas: contra la pobreza, el desempleo, las desigualdades sociales existentes: clase baja, clase media y clase alta, económicamente hablando (que el endiosamiento de la última no entorpezca la relación con la dignidad de la primera, sirviendo la ‘clase media’ de balanza de control entre ambas), el consumismo desmesurado en el que hemos incurrido todos nosotros, contra la fabricación de armas que sólo sirven para matar. Y es que mi cerebro que no duerme así me lo ha manifestado, y tengo miedo, mucho miedo, porque puedo llegar a desarrollar ansiedad y depresión. Porque tengo miedo de convertirme en un ser irritable, que, perdiendo mi memoria, pueda perder también mi capacidad de concentración…Todo esto y mucho más, me ha revelado mi cerebro.

 

 

La Coruña, 25 de mayo de 2015      

©Mariano Cabrero Bárcena es escritor

No volveré a enredar con la máquina




Al menos seis personas son ejecutadas legalmente cada día en este mundo de Dios-el Dios de todas las religiones-.Recogidos   datos al respecto en la organización Amnistía Internacional: (…) más de la mitad de los países del Globo Terráqueo usan la ‘pena de muerte’. Y es que la ‘pena de muerte` supone-muchas veces-  una lenta agonía para el ejecutado/a, y al aplicarles  el gas letal –sus muertes se hacen interminables… ¡Tremenda barbaridad!

“(…) Tubos intravenosos conectados a las venas de sus brazos  portarán el instrumento de muerte: un líquido tóxico diseñado específicamente con el propósito de matar seres humanos. Los testigos que estén presentes a pocos metros de distancia le mirarán, no como un acusado o como un convicto, sino como un hombre prisionero en su camilla y a segundos de su extinción…Pienso que (…). Por lo tanto, de hoy en adelante no volveré a enredar con la máquina de la muerte”, así se expreso el venerado juez Harry A. Blackmun, en el año 1994 (Noviembre 12, 1908 – Marzo 4, 1999).

 El Tribunal Supremo de Estados Unidos declaró inconstitucional-en su día-el ejecutar a personas con ‘retraso mental’, de ‘menores de edad’ o que no hubieran cometido asesinato. Hoy en día se mata legalmente en treinta y siete estados de los cincuenta que componen los Estados Unidos de América. Todo esto es muy triste: ¡Matar legalmente! Si uno fuera sentenciado, entraría mi  corazón en lenta agonía, y mis ojos derramarían lágrimas de invierno, volando mi alma al  cielo…

 Ejecutar a un hombre/mujer a sangre fría puede ser considerado como un acto de simple y pura venganza. La justicia penal existe para asegurar que los delincuentes–en todas sus facetas–, cumplan las penas por los delitos cometidos, pero jamás debe existir una justicia para “eliminar” seres humanos. Aunque éstos hayan cometido crímenes de guerra, genocidios, asesinatos, violaciones con resultado final de muerte, atracos a mano armada…: la pena_de_muerte . Ésta podía ser conmutada por la de ‘cadena perpetua’: más racional y, hasta cierto punto, más humana…Todos los argumentos se hunden por su propio peso cuando tratan de justificar “la pena de muerte”, existiendo-como existen, penas privativas de libertad (cadena perpetua, en último caso).

 Según el último informe de Amnistía Internacional (31 de diciembre de 2009), en relación con las personas que había condenadas a muerte en el mundo, éste cifraba el número en 17.118. Terribles datos pero presuntamente ciertos. Informes concretos de China, Egipto, Irán, Malasia, Sudán, Tailandia y Vietnam…no existen, no los facilitan.

 Santo Tomás de Aquino, en su máxima obra “La suma teológica” (parte II, cap. 2, párrafo 64) sostiene que “todo poder correctivo y sancionatorio proviene de Dios, quien lo delega a la sociedad de hombres; por lo cual el poder público está facultado como representante divino, para imponer toda clase de sanciones jurídicas debidamente instituidas con el objeto de defender la salud de la sociedad. De la misma manera que es conveniente y lícito amputar un miembro putrefacto para salvar la salud del resto del cuerpo, de la misma manera lo es también eliminar al criminal pervertido mediante la pena de muerte para salvar al resto de la sociedad”.

Y es que la sociedad americana así lo demanda, con harto dolor de nuestros corazones. En cierta ocasión, un taxista de San Francisco–partidario de la pena de muerte–argumentó que “los costos (gastos) económicos de un condenado a muerte, si este último fuese condenado a cadena perpetua, serían demasiados y, claro está, el pueblo americano no tiene por qué gastar tanto dinero, y es más económico matarle”. ¡Bonita manera de pensar!

Y sin embargo, ¿Por qué nos sorprendemos que los estadounidenses hablen–piensen, pocas veces los hacen–de esta manera? Todos hemos oído, una y mil veces, que “míster Dólar” es lo único y más importante en sus cotidianas vidas. La ideología–mediando el vil metal–acaba siempre penetrando en el más recóndito rincón de la mente humana. Incluso presidentes americanos trataron de erradicar ‘la muerte legal’ de la legislación penal, pero ninguno lo consiguió, incluido el ex presidente Bill Clinton. Y estas personas que así piensan, mal que nos pese, elegirán al futuro presidente de los Estados Unidos de América.

Pero los americanos aplauden la pena capital, dado que ellos la llevan a la práctica. Un informe de Amnistía Internacional(ONG, 1996) nos señaló que la pena capital está incluida en el derecho penal de 99 estados. Países que han pretendido y pretenden ser modelo para el respecto de los derechos humanos (EE.UU., Rusia, China, Japón, etcétera), continúan manteniendo en vigor las ejecuciones de nuestros semejantes. En EE.UU. se sigue aplicando la máxima pena en los estados de Virginia, Florida, California, Texas…, no obstante, el número de homicidios no ha disminuido tal y como se esperaba.

Gianni Vattimo (filosofo) manifestó que “si alguna cosa justificaba aún el calificativo de primitivo es la pena de muerte”. “Si capitán me manda matar soldados, /no mataré jamás hermanos; /he de vivir sin paz matando, / quiero morir sin ser soldado”, vieja canción: la canción del soldado. Ésta alberga posiblemente en las mentes de los soldados de cualquier nacionalidad que, cumpliendo con su deber como profesionales de un ejército, sufren innecesariamente y hacen sufrir a los pueblos involucrados en dos guerras programadas por ciertos gobiernos de turno.

Y a todo esto llamamos cultura, globalización, democracia, derechos humanos… Todos son miedos y mentiras, todos son mentiras y miedos que marchan unidas en un perfecto engranaje que nadie sabe a dónde nos conducirá. Son el bien y el mal juntos, hermanados, que se dan la mano para pasear por estos mundos de Dios, y que siembran de crespones negros, a modo de agujeros, la geografía universal. Quizá estemos ciegos de soberbia, quizá hemos olvidados derramar lágrimas vírgenes, quizá vamos encarando un mundo sin control ni norma alguna bajo el signo de los políticos corruptos, que los hay.

 

La Coruña (España), 30 de septiembre de 2014

©Mariano Cabrero Bárcena es escritor

 

PepitoMenoza y Anabel Segura


Veintidós primaveras unidas al nombre de una mujer Anabel

Anabel…

“Corresponde a las mujeres llorar,

y a los hombres recordar”

TÁCITO, De moribus Germaniae, 27.

Y como a los hombres nos corresponde recordar, ahora recuerdo que…pasaron doce años, doce años desde aquel inolvidable 28 de septiembre del año 1995. En verdad, y entiendo que todos los españoles nos conmovimos, cuando los medios informativos, como es costumbre en ellos, nos comunicaron lo siguiente: “La policía española ha procedido a la detención de los presuntos autores del secuestro (detención ilegal en nuestro Código Penal vigente) de Anabel Segura. Todos, entiendo que en aquellos momentos, nos hicimos la misma pregunta: ¿Y si vive? ¿Y si la han matado?

Al día siguiente, la noticia no se hizo esperar: todos los medios de comunicación informativa se hicieron eco de la muerte de Anabel.

Veintidós primaveras unidas al nombre de una mujer -un ángel femenino-, habían sido vilmente maltratadas, sometidas a la barbarie por parte de dos individuos, con resultado final de muerte (¿Asesinos?): Todos tuvimos que comprender que sería la justicia española quien habría de dar la última palabra al respecto). ¡Pobre Anabel¡

España entera y nosotros con ella-los gallegos-, nos unimos al dolor de la familia, que sufrió, -una vez más-el embate de la agresión en la calle y en sus propias carnes, cuando una de sus dos hijas se convirtió en ilusión muerta.

Todos los calificativos que dimos a los supuestos autores, de tan vil hecho cometido, fueron pocos. La bestia que todos llevamos dentro surgió, una vez más, de y entre la sociedad española, por lo que comprendo que debemos poner todos los medios a nuestro alcance, a fin de erradicar para siempre estos terribles eventos luctuosos.

Los móviles de tan terrible acción no estuvieron claros; aparentemente se barajaron los de “tipo económico”, “agresión sexual-violación-, con resultado final de muerte”,…Pero fue, como es lógico, el médico forense-una vez realizada la autopsia-, quien emitió el informe preceptivo correspondiente, y así esclareció las causas reales de su muerte: La autopsia efectuada en el cadáver de Anabel Segura dio como resultado que ésta murió ahorcada. Pero debido al tiempo transcurrido-casi dos años y medio, dado que fue secuestrada el 12 de abril de 1993-, el estado de sus restos mortales impidió demostrar-en la autopsia-, si fue violada antes de llevarse acabo su asesinato. El móvil fue el económico, y los autores- convictos y confesos- resultaron ser: Emilio Muñoz Guadix y Cándido Ortiz Añón, Candi, ambos de 35 años. Felisa García Campuzano, quien había siso acusada de encubrimiento y cooperación en el secuestro y asesinato de Anabel Segura, fue puesta en libertad por decisión judicial de la Audiencia Provincial de Toledo.

[En ABC.es de fecha 19-2005, se podía leer el siguiente comunicado de Mercedes Vega/: TOLEDO. Cándido Ortiz Añón, uno de los asesinos de la joven madrileña Anabel Segura, disfruta estos días de un permiso carcelario, según han manifestado a este diario fuentes penitenciarias. (…).]

Así se cuenta la historia, y ¡ver para creer! En la Biblia, y en el Evangelio de San Juan (cap.20/ vers.29), nuestro Señor Jesucristo le dice a Tomás “porque me has visto, Tomás, creíste. Bienaventurados los que no vieron y creyeron.

Este hecho delictivo, no obstante, motivo mi intelecto, y, desde luego, sentí tristeza, indignación contraída, repulsa… Todo lo cual me condujo a escribir el siguiente canto-lamento: ¡Qué se la llevaron esos malvados!,/ robándole la vida,/ que Dios la había dado,/ pero nadie aún ha contestado:/¡Si vives!,¡Si te han matado!

Haciendo historia, y en nuestra ciudad de La Coruña, se produjo un acontecimiento-un secuestro-, que sin tener un móvil definido al principio (después, averiguaciones policiales posteriores concluyeron afirmando que “el mismo tuvo motivaciones sentimentales o amorosas”), conmocionó a España entera. Fue un delito atípico para aquellas fechas (1975).

Corría el mes de septiembre de 1957, cuando un niño de dos años y medio, que se encontraba al cuidado de su niñera jugando en los jardines de Méndez Núñez, desapareció, confirmándose posteriormente que había sido raptado. A los tres días del suceso, el menor-”Pepito Mendoza”-, fue devuelto a sus padres por el Superior de los Jesuitas, a quien se la habían entregado bajo secreto de confesión.

Fue decisiva la labor llevada a cabo por los medios de difusión de noticias (Prensa y Radio), por la población de nuestra “ciudad cristal” y por la Policía de la capital coruñesa -mandada a la sazón por don mariano-: Comisario, querido y respetado por los coruñeses. Sin la intervención de las aludidas fuerzas propulsoras, el pequeño, sin duda, no hubiera sido entregado a sus padres, como lo fue, a los tres días de su desaparición. Se detuvo a la autora del secuestro un mes más tarde. Por cierto, don mariano, fue mi padre del que me siento y me sentiré orgulloso el resto de mis días.

Hoy en día “Pepito Mendoza” se ha convertido en todo un hombre (José Mendoza), que vive en Valencia(hoy ya fallecido)-esa tierra maravillosamente industrial, artesana, creativa, amante del campo, de las bellas artes, con sus bellas mujeres… (¡Qué más puedo decir de Valencia…!). La Policía española dio muestras, una vez más, de que, cuando quiere y le dejan -los Gobiernos de turno-, está a la altura de las mejores del mundo. Y esto es una verdad como un templo.

La Coruña, 25 de mayo de 2014

Copyright Mariano Cabrero Bárcena es escritor

Inés del Río puesta en libertad


¡Qué Dios la perdones...!
¡Qué Dios la perdones…!

Ines del Río, ex terrorista, puesta en libertdad despues de cometer

24 asesinatos…¡Qué Dios la perdone!

Y siguen cayendo lágrimas de mis ojos… Uno se pregunta de qué van a vivir nuestros hermanos violentos. Solamente sabían y saben matar…por dinero. ¡Maldito dinero! Sé muy bien que es harto difícil perdonar, pero, quizá, el olvido sea el mejor remedio para esta clase de desgracias.

Puede ser también que, en algún tiempo, el ser humano vino en conocimiento de que además de poder destruir a los animales, también podía matar a sus semejantes, incluso podía destruirse a sí mismo.

Siguen llorando mis ojos…Niños y adolescentes miran y se divierten cuando visionan televisión, contemplando escenas e imágenes cargadas de violencia con resultado final de ‘muertes violentas’. Muchos psicólogos manifiestan que la pequeña pantalla puede llegar a convertir a niños y adolescentes…en futuros suicidas, drogadictos, malhechores…¡Esto es mala medicina!

La madre del que fue concejal del Ayuntamiento de San Sebastián, señor GregorioOrdóñez, víctima del terrorismo, se dirigió a los autores del asesinato en los siguientes términos: “Decid a vuestros hijos que paren de matar; vosotras podéis hacerlo, pues próximamente hablaréis con ellos en los centros penitenciarios ubicados en la autonomía vasca. Yo, si quiero hablar con mi hijo, tengo que ir al cementerio”. Triste y real reflexión.

Lágrimas de dolor, blancas como la nieve, que entristecen a todo el mundo…se nos forman en nuestros ojos todos los días del Señor, o sueños de angustias que uno lleva encima muchas veces. Lloramos y volvemos a llorar por todas las víctimas del terrorismo español: ¡Qué fueron muchas…horas de angustia llevadas dentro de nuestros corazones! Se me viene a la memoria que…siempre son, sin duda, y fueron los violentos quienes han ejercido la crueldad, causando muertes irreparables, temor, terror, detenciones ilegales, asesinatos…

No puedo estar de acuerdo con la Gran Sala del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), cuando han rechazado el recurso interpuesto por España-en relación con la condena que en su día se le impuso a la ex terrorista Inés del Río-, al haber aplicado a esta última la doctrina Parot . Esta sentencia, posiblemente, supondrá la supresión de la ‘doctrina Parot’, y abra las puertas de par en par- los centros penitenciarios españoles- para que otros presos con graves delitos a sus espaldas se amparen en ella. ¡Todos a la calle!

Fueron y son los violentos quienes han ejercido la crueldad causando muertes irreparables, temor, terror, detenciones ilegales, asesinatos…, no respetando nunca los derechos y libertades de cualquier estado democrático, y el primero de los derechos: el derecho a la vida. La regeneración pudiera ser creíble siempre bajo un marco que abarcase dos premisas ’sine qua non‘: a) la entrega de las armas, y b) que los condenados –por delitos comunes de sangre– cumpliesen y cumplan las penas integras. (Si no me equivoco esta última premisa estuvo en los programas del PSOE y del PP: ninguno de los dos fueron consecuentes con sus promesas, que fueron como plumas de palomas que se la lleva el viento… hacia los cielos de la inmensidad. No se comprometieron ni se comprometen tampoco ahora. ¿Cuestión de votos? ¡Cualquiera sabe!)

El terrorismo español (así lo llamó yo, pues uno piensa que los vascos también son españoles) es un dragón de mil cabezas. Éste se extinguirá cuando los partidos democráticos españoles así lo procuren. ‘El Dragón’ tuvo su santuario político-armado en tierras francesas durante más de catorce años. Contó con la anuencia del Ejecutivo francés, quien concedió a los terroristas el poder acogerse a la Declaración Universal de los Derechos Humanos en su artículo 14, es decir, les concedió el derecho de asilo a personas que mataban( y que siguen matando en Francia, marzo de 2010)en virtud de ideales políticos. Matar es y será siempre un delito común, y vemos que, contra los violentos, es inservible llevar sobre nuestros pechos el lazo azul de la paz.

Siguen llorando mis ojos…Desde siempre, y amaneciendo las civilizaciones hasta nuestros días, los humanos estamos conectamos por un hilo interminable de angustias, frustraciones, soledades…Los hombres y la mujeres, intercomunicados entre si, que, venciendo el instinto primario de de conservación, no obstante, se quitan la vida antes de llegar al final natural de sus vidas mortales. Como señaló el antropólogo Ashley Montagu: “Aprender a hablar cuenta muchos meses. Aprender a amar puede costar años.

Ante tantas muertes de seres inocentes, como son los niños, uno no entiende como no resuelven, y de una vez por todas, el calvario que supone ‘morir de hambre’ en este mundo de la superabundancia, donde cada ‘perro/a’ tiene su asiento en muchos hogares( quiero hacer constar que no tengo nada contra los perros…), es tapado con suaves mantas a su medida, y hasta he sido testigo de cargo… cuando pude comprobar que una buena señora…paseaba a su ‘perrita’ en un coche similar al que usan los niños(¡ Increíble!). Mas me ratifico en lo que expreso: El Globo Terráqueo que habitamos no es el paraíso precisamente, y uno-en infinitas ocasiones- no comprende ni qué Dios es el verdadero: aunque quiero entender…que es ‘el Dios de todas las religiones’ (uno es católico pero la nuestra es una religión más dentro de las muchas que existen, que rezan al mismo Dios). Y siguen las lágrimas cayendo de mis ojos poco a poco…

“Pasan los días, se vienen los meses, y mi lágrimas negras ya de tanto llorar, me aconsejan que me marche de mi casa, y deje a mis dos hijos del alma–polluelos aún– solos. Mi esposo me pega todos los días. Parece ser que… es por costumbre, por afán de maltratar por maltratar, por afán de superioridad, por fuerza bruta–de lo cual doy fe de que la posee…–, y estoy amenazada de muerte”, así rezaba una misiva que recibí de una buena amiga de mi juventud, de estudios que cursamos juntos. Su nombre es Estrella: delicada, preciosa, inteligente y sufridora donde las haya… Está viviendo su historia, ahora y no antes, su historia del miedo de las mujeres ante los hombres, y con su corazón dentro de las tinieblas –sangrando dolor femenino–ante la falta de protección en la que se encuentra…

Converso con mi pensamiento, y él me dice: “¿Para qué sirve tanta riqueza en nuestras manos?” Si la riqueza fomenta compasión, uno desea ser pobre; si la pobreza genera odio, uno no desea ser rico (ni la compasión ni el odio son buenos compañeros de viajes). Y es que el hombre es insaciable en cuanto a la posesión de riquezas (por bienes terrenales). “El dinero es como el abono que se echa a la tierra: de nada sirve si no se extiende”, dejó escrito Francis Bacon (pintor).

“Cuando me asomo a la ventana me olvido de todas mis preocupaciones”, me decía un pobre amigo mío-, “que son muchas a lo largo del día”. Y uno se dice así mismo: “Si quieres vivir-ríe y llora-, escucha las voces del agua y de los pajarillos perdidos…, sus cantos. Y el viento que rompe y amenaza…; y la lluvia, la nieve…; lloran las razas. Todo vive en la noche oscura, pero no escuches latidos corazones muertos; si quieres vivir…: vive”.

Fingir, fingir, y siempre fingir y representar: éste es el maravilloso papel, que nos toca representar a todos los humanos en este valle de lágrimas llamado tierra. Nacemos, vivimos y morimos-arropados siempre-por una gran sábana-fantasma llena de fingimientos y mentiras. Y es que lo estamos viendo, a menudo, en nuestra cotidiana vida: finjamos y representemos nuestros papeles, que nos han sido asignados en la gran comedia del mundo. Mas tras el cuadro de la vida que nos encontramos, y en variadas ocasiones, vemos y escuchamos verdades que son mentiras, mentiras que son verdades…Siempre luces y sombras, sombras y luces presentes en nuestro intelecto.

La Coruña, 15 de noviembre de 2013

© Mariano Cabrero Bárcena es escritor