La última mujer sobre la tierra



Muchas veces estar solo, supone estar acompañado…

Y muchas veces recapacito: Tengo soledad, tengo viento, tengo pétalos de pensamientos y suprema libertad para arrojarlos al viento, miles de esos pétalos de pensamientos. Y, después, de esta pequeña-tierna composición poética…cenó con poco apetito y llorando me acuerdo de Rosa María. Ella, la última mujer sobre la tierra había bailado para mí, antes de marcharme a mi soledad.

 

El baile fue a últimos de agosto, noche tranquila donde las haya…Rosa María vestía un traje desenfadado-traje de chaqueta de color gris-, su cara no mostraba maquillaje alguno y sus labios los llevaba pintados…Ella bailo con todas sus fuerzas, la danza de la vida, la danza de la muerte. “Yo que soy libre cual gaviota; soy la que expresa mayor grandes, y bailando miro al cielo y contemplo mi belleza. No me dejaron-una vez más-bailar sola”-siguió diciendo Rosa María-“ellos…los que mandan, los que niegan belleza…Son corazones ojos cerrados-fueron jueces implacables-, mas son puritanos que gozan en otros cuerpos lo vedado.

Siento gratitud, y siempre la he sentido, hacia aquel beso que brotó de los labios de la última mujer sobre la tierra, quien me manifestó silenciosamente…, “que sí…, que no era mi amada”. Otras mujeres me habían querido antes con todas sus fuerzas, pero Rosa María, “me dijo”, y valiéndose de su boca, “¿qué es el besos? El beso que una amada da a su amado. Y que un beso de amor… no se le da a cualquiera”.

Fue un hombre inigualable. En la lucha por la vida diaria, su rostro se mostraba como cielo sin nubes: ¡Brillante! Su corazón aparecía como el mar,  que se ondula en calma. Era un hombre que buscó silencio en su soledad. Nada más y nada menos…Siempre fue un hombre, al parecer, tranquilo. Y digo que, al parecer, se asemejaba a todos aquellos que…la procesión les anda por dentro.

Tanta soledad me inclina a abandonarme al viento, pétalos de rosas muertas he arrojado a cientos, al mar. Muchas veces el exceso de soledad me lleva a suplicar al viento, que me envíe pétalos de pensamientos que arrojaron al mar…muchos cientos.

 

¡Ya… me encuentro solo! De regreso, y cuando me hallo en mi casa, sobre la una de la madrugada, solamente escucho el ruido al paso de los últimos coches-sus ruedas-. Doy dos vueltas al cerrojo de la puerta– ¡hay tantos ladrones hoy en día!–, y busco silencio–mi silencio– en mi soledad. El día ha sido francamente penoso: hablar con amigos que no lo son, saludar a personas que casi no conozco, recomendar a ciertos jóvenes–tunantes por naturaleza–que se presentan a oposiciones del Estado (lo cual hice por mero compromiso, aunque no puse mucho interés en tales recomendaciones, y entiendo que resultarán ineficaces), escuchar mentiras que luego se convertirán en verdades, quizá en medias verdades…

Siento, a veces las pisadas de alguien que camina cerca de mí, y creo–ilusión pérdida–, que me están espiando, que saben –algo o todo-, de mi cita que tuve ayer con la señorita… (por así llamarla), dado que está casada, con marido y escopeta, con escopeta y marido. No tropecé con almas que amé– hombres y mujeres, compañeros míos–, porque habían fallecido. Y pensar que pude haber sido el último hombre/mujer sobre la tierra, si al salir por la mañana temprano la ciudad estuviera ya muerta…Y pensar que pude haber sido el último hombre/ mujer sobre la tierra…, sin llegar a tener el tiempo necesario para escribir mi último poema. ¡Día infeliz el por mí pasado!

 

Porque cuando apago la luz de la mesita de noche, al objeto de dormir unas pocas horas( con mi edad son pocas las horas de sueño, que se aprovechan), mi cerebro que no duerme–y saliendo de la noche oscura de mis pensamientos,–entre sueños y ensueños, me habló: De los peces mil colores; de la mujer asesinada por su pareja sentimental sin que nadie ponga solución efectiva a estas muertes violentas; de la discusiones encontradas en relación con las corridas de toros( para mi ‘los toros’ son una fiesta, y una muerte claro está, respetando las ideas discrepantes al respecto); de la mezcla de sangres distintas entre los contrayentes de la futuras monarquías( genes que suman y genes que restan) y de los falsos profetas  .

 

Sí puedo afirmar, y puedo equivocarme, que si los partidos políticos tuvieran que autofinanciarse, sin duda, tendríamos menos hombres/ mujeres dedicadas al “arte de la política” y, por tanto, menos gastos y más ingresos: es una idea… Estamos faltos de políticos inteligentes y hábiles, que no saben o no quieren negociar por el bien de España, que sus cabezas no permanecen frías, que sus corazones no están templados, que emplean la política como un arte de engaño… , cuando todas sabemos que ésta es un arte que sólo la ejercen los verdaderos hombres de Estado.

 

 

Al final, y esto lo pude comprobar, nuestra actual vida es y está triste. La violencia entre los humanos ha llegado a alcanzar límites insospechados. Y es que es necesario que establezcan medidas: contra la pobreza, el desempleo, las desigualdades sociales existentes: clase baja, clase media y clase alta, económicamente hablando (que el endiosamiento de la última no entorpezca la relación con la dignidad de la primera, sirviendo la ‘clase media’ de balanza de control entre ambas), el consumismo desmesurado en el que hemos incurrido todos nosotros, contra la fabricación de armas que sólo sirven para matar. Y es que mi cerebro que no duerme así me lo ha manifestado, y tengo miedo, mucho miedo, porque puedo llegar a desarrollar ansiedad y depresión. Porque tengo miedo de convertirme en un ser irritable, que, perdiendo mi memoria, pueda perder también mi capacidad de concentración…Todo esto y mucho más, me ha revelado mi cerebro.

 

 

La Coruña, 25 de mayo de 2015      

©Mariano Cabrero Bárcena es escritor

Anuncios

La globalización prosperó entre las economías más ricas


 

1421603239670-esta_historia_universal_personajeshistoricos.jpg

Esta historia universal de la humanidad sería coherente, si respetase y estableciese los tres escalones o peldaños en los que ha de asentarse cualquier ‘sociedad democrática’ que se precie de serlo, a saber: clase alta, clase media y clase baja. Nuestros ojos no pueden comprender… la pobreza y después la muerte por inanición, en los comienzos del siglo XXI.

Comparando la economía mundial de nuestros tiempos con la de comienzos del siglo XX, venimos en conocimiento del gran progreso material experimentado por la humanidad desde aquel entonces. Tal afirmación no coincide plenamente al contemplar las imágenes de pobreza, analfabetismo, desigualdad social…, que por los medios de comunicación-prensa, radio, televisión e internet (redes sociales)-, nos difunden todos los días del Señor-el Dios de todas las religiones-. Sin embargo, la globalización prospero ampliamente entre las economía más ricas: Japón, EE.UU., Japón…No obstante, hemos comprobado actualmente que los países de más bajo nivel económico también se han agregado a la economía global.

Hemos de entender que la historia nos enseña cómo fueron los acontecimientos que definieron países, limites, creencias religiosas, idearios políticos, lenguas…, muchas veces mediante guerras injustificadas–aunque pocas guerras o casi ninguna pueden ser llamadas justificadas-: salvo aquellas que invaden los territorios y, claro está, éstos se defienden de una agresión a sus terruños como legítima defensa, quizá y provocadas para alcanzar el poder a cualquier precio. Poder y dinero, dinero y poder…aunque perezcan en las contiendas miles de ciudadanos que no compraron velas para el entierro, para el entierro que supone cualquier guerra de las miles que hemos tenido.

Y es que vivir en este mundo globalizado se nos está poniendo cada vez más difícil: los ricos son cada día más ricos, y los pobres son cada día más pobres. Paradojas de la vida. El mundo de Internet y la propia “caja tonta”–nuestra siempre bien amada televisión, que poco o nada nos enseña–, nos muestran como casi la mitad de los habitantes del Globo Terráqueo… se mueren de hambre: no hay más que ver los ojos de muerte con que nos miran esos pobres niños del Continente africano: sus caras aparecen llenas de mosquitos, y tienen fuerzas ninguna para levantar sus escuálidos cuerpos…

Al principio la mano de obra de los individuos fue globalizada, mas hoy por hoy todo está globalizado menos las migraciones. Por tanto, adivinamos que, como nos temíamos, la globalización no ha sido perfecta. Desde principios del presente año estamos asistiendo a una crisis migratoria en Europa, y, siempre, en sus fronteras del este y el sur, respectivamente. Esto nos conlleva, ineludiblemente, a desarrollar una política europea de inmigración–hasta la fecha no desarrollada–, que reconduzca la movilidad de las personas entre los diferentes países–desde los más pobres a los más ricos–, y, claro está, reconociendo que ésta produce problemas muy complejos en el siglo XXI. Y en esta vida para todo existe un límite, que hay que resolver de una vez por todas: tenemos demasiados inmigrantes. Si ha de establecerse un control sobre la llegada de los últimos, me pregunto quiénes son ilegales. Y a continuación quiero razonar en el sentido de que hay que establecer unos requisitos mínimos de seguridad, para su entrada en los diferentes estados. Todo lo cual nos encamina a comprender que se produzca-en nuestras mentes-un miedo globalizado, que puede llegar a ser… enfermizo y contagioso.

Nuestra cotidiana vida se está convirtiendo día a día en un creciente mundo de temores que nos amenazan: Miedo a morir, miedo al dolor, miedo a perder la cabeza… Son muchos miedos juntos que, según los expertos en la materia, erosionan nuestros cerebros terriblemente, y nos hacen pensar en el deterioro que está sufriendo el ecosistema, la proliferación de las armas nucleares. El terrorismo que corre por todo el Globo Terráqueo, la lucha para conseguir dinero y poder al precio que sea, tráfico y venta de órganos humanos sacados a cuchillos, y esto es así, de los cuerpos muertos de inocentes criaturas raptadas o vendidas por sus propios padres.

Pretendemos, pretende uno observar que el mundo en que vivimos–principios del siglo XXI–, está cambiando tremendamente y a la velocidad del rayo. Existen adelantos sorprendentes en la ciencia, la teórica, las comunicaciones, en el saber (por conocimiento) humano…: todos estos avances forman parte de un nuevo mundo, que hemos convenido en llamarlo globalizado. Esta globalización debería de afectar, en principio, a los 5 Continentes, pero vemos que en la práctica este desarrollo económico y científico no alcanza a todos. Converso con mi pensamiento, y él me dice: “¿Para qué sirve tanta riqueza en nuestras manos?”. Si la riqueza fomenta compasión, uno desea ser pobre; si la pobreza genera odio, uno desea ser rico. Y es que el hombre es insaciable en cuanto a la posesión de riquezas (por bienes terrenales).

Las democracias se hacen fuertes, sin duda, respetando la pluralidad y la diversidad entre culturas y continentes. La globalización triunfará, siempre y cuando, establezca pilares sólidos donde se asienten ideas convergentes para el desarme mundial. EE.UU., Inglaterra, Irán, Corea del Norte, Israel y el fundamentalismo islámico… no están por la labor. La violencia siempre engendra violencia, y esto es bien sabido. Los países que no dialogan, y se dialoga por mediación de la cultura, están abocados a una confrontación bélica constante. Piensa uno que indefinida.

Quizá no exista la globalización perfecta, pero todos hemos de contribuir al desarrollo y levantamiento de ese “tercer mundo” olvidado y masacrado por propios y extraños Y es que ante el “Dios de todas las religiones” todos somos iguales: ingenieros, médicos, cardenales, obreros vestidos con buzos de personas, mendigos…Entonces la clase media ha de jugar un papel importante para relacionar a los de arriba–que ostentan el poder que produce la riqueza–, con los de abajo–olvidados y desatendidos, muchas veces–, que no consiguen alcanzar ese estado de bienestar mínimo para llevar un vida normal sin padecer hambrunas y desamparos.(Siempre hemos entendido por “Clase Media” a aquel grupo de ciudadanos que ocupan un lugar intermedio entre la opulencia de rico y la privación del pobre.)

La Coruña, 2 de abril  de 2015

© Mariano Cabrero Bárcena

Sanando de las heridas emocionales


Revista Virtual Universal Plenitud Humana

Muchas veces solemos salir lastimados emocionalmente en nuestro trato con las demás personas; aquí nos tomaremos un tiempo para pensar soluciones a esta problemática, que nos sean útiles para aplicarlas a nuestra propia vida y que también sean interesante para nuestros/as lectores y son las siguientes.

  • Tratar de sanar nuestras relaciones y esto puede significar dejar de ser amigos de aquellas personas que nos agobian o perjudican emocionalmente
  • Buscar tener una buena autoestima
  • Si fuera necesario tomar nuevos caminos, nuevos trabajos, o nuevas relaciones para favorecer una mejor calidad de vida
  • cropped-pareja.jpg

Ver la entrada original

No volveré a enredar con la máquina




Al menos seis personas son ejecutadas legalmente cada día en este mundo de Dios-el Dios de todas las religiones-.Recogidos   datos al respecto en la organización Amnistía Internacional: (…) más de la mitad de los países del Globo Terráqueo usan la ‘pena de muerte’. Y es que la ‘pena de muerte` supone-muchas veces-  una lenta agonía para el ejecutado/a, y al aplicarles  el gas letal –sus muertes se hacen interminables… ¡Tremenda barbaridad!

“(…) Tubos intravenosos conectados a las venas de sus brazos  portarán el instrumento de muerte: un líquido tóxico diseñado específicamente con el propósito de matar seres humanos. Los testigos que estén presentes a pocos metros de distancia le mirarán, no como un acusado o como un convicto, sino como un hombre prisionero en su camilla y a segundos de su extinción…Pienso que (…). Por lo tanto, de hoy en adelante no volveré a enredar con la máquina de la muerte”, así se expreso el venerado juez Harry A. Blackmun, en el año 1994 (Noviembre 12, 1908 – Marzo 4, 1999).

 El Tribunal Supremo de Estados Unidos declaró inconstitucional-en su día-el ejecutar a personas con ‘retraso mental’, de ‘menores de edad’ o que no hubieran cometido asesinato. Hoy en día se mata legalmente en treinta y siete estados de los cincuenta que componen los Estados Unidos de América. Todo esto es muy triste: ¡Matar legalmente! Si uno fuera sentenciado, entraría mi  corazón en lenta agonía, y mis ojos derramarían lágrimas de invierno, volando mi alma al  cielo…

 Ejecutar a un hombre/mujer a sangre fría puede ser considerado como un acto de simple y pura venganza. La justicia penal existe para asegurar que los delincuentes–en todas sus facetas–, cumplan las penas por los delitos cometidos, pero jamás debe existir una justicia para “eliminar” seres humanos. Aunque éstos hayan cometido crímenes de guerra, genocidios, asesinatos, violaciones con resultado final de muerte, atracos a mano armada…: la pena_de_muerte . Ésta podía ser conmutada por la de ‘cadena perpetua’: más racional y, hasta cierto punto, más humana…Todos los argumentos se hunden por su propio peso cuando tratan de justificar “la pena de muerte”, existiendo-como existen, penas privativas de libertad (cadena perpetua, en último caso).

 Según el último informe de Amnistía Internacional (31 de diciembre de 2009), en relación con las personas que había condenadas a muerte en el mundo, éste cifraba el número en 17.118. Terribles datos pero presuntamente ciertos. Informes concretos de China, Egipto, Irán, Malasia, Sudán, Tailandia y Vietnam…no existen, no los facilitan.

 Santo Tomás de Aquino, en su máxima obra “La suma teológica” (parte II, cap. 2, párrafo 64) sostiene que “todo poder correctivo y sancionatorio proviene de Dios, quien lo delega a la sociedad de hombres; por lo cual el poder público está facultado como representante divino, para imponer toda clase de sanciones jurídicas debidamente instituidas con el objeto de defender la salud de la sociedad. De la misma manera que es conveniente y lícito amputar un miembro putrefacto para salvar la salud del resto del cuerpo, de la misma manera lo es también eliminar al criminal pervertido mediante la pena de muerte para salvar al resto de la sociedad”.

Y es que la sociedad americana así lo demanda, con harto dolor de nuestros corazones. En cierta ocasión, un taxista de San Francisco–partidario de la pena de muerte–argumentó que “los costos (gastos) económicos de un condenado a muerte, si este último fuese condenado a cadena perpetua, serían demasiados y, claro está, el pueblo americano no tiene por qué gastar tanto dinero, y es más económico matarle”. ¡Bonita manera de pensar!

Y sin embargo, ¿Por qué nos sorprendemos que los estadounidenses hablen–piensen, pocas veces los hacen–de esta manera? Todos hemos oído, una y mil veces, que “míster Dólar” es lo único y más importante en sus cotidianas vidas. La ideología–mediando el vil metal–acaba siempre penetrando en el más recóndito rincón de la mente humana. Incluso presidentes americanos trataron de erradicar ‘la muerte legal’ de la legislación penal, pero ninguno lo consiguió, incluido el ex presidente Bill Clinton. Y estas personas que así piensan, mal que nos pese, elegirán al futuro presidente de los Estados Unidos de América.

Pero los americanos aplauden la pena capital, dado que ellos la llevan a la práctica. Un informe de Amnistía Internacional(ONG, 1996) nos señaló que la pena capital está incluida en el derecho penal de 99 estados. Países que han pretendido y pretenden ser modelo para el respecto de los derechos humanos (EE.UU., Rusia, China, Japón, etcétera), continúan manteniendo en vigor las ejecuciones de nuestros semejantes. En EE.UU. se sigue aplicando la máxima pena en los estados de Virginia, Florida, California, Texas…, no obstante, el número de homicidios no ha disminuido tal y como se esperaba.

Gianni Vattimo (filosofo) manifestó que “si alguna cosa justificaba aún el calificativo de primitivo es la pena de muerte”. “Si capitán me manda matar soldados, /no mataré jamás hermanos; /he de vivir sin paz matando, / quiero morir sin ser soldado”, vieja canción: la canción del soldado. Ésta alberga posiblemente en las mentes de los soldados de cualquier nacionalidad que, cumpliendo con su deber como profesionales de un ejército, sufren innecesariamente y hacen sufrir a los pueblos involucrados en dos guerras programadas por ciertos gobiernos de turno.

Y a todo esto llamamos cultura, globalización, democracia, derechos humanos… Todos son miedos y mentiras, todos son mentiras y miedos que marchan unidas en un perfecto engranaje que nadie sabe a dónde nos conducirá. Son el bien y el mal juntos, hermanados, que se dan la mano para pasear por estos mundos de Dios, y que siembran de crespones negros, a modo de agujeros, la geografía universal. Quizá estemos ciegos de soberbia, quizá hemos olvidados derramar lágrimas vírgenes, quizá vamos encarando un mundo sin control ni norma alguna bajo el signo de los políticos corruptos, que los hay.

 

La Coruña (España), 30 de septiembre de 2014

©Mariano Cabrero Bárcena es escritor

 

PepitoMenoza y Anabel Segura


Veintidós primaveras unidas al nombre de una mujer Anabel

Anabel…

“Corresponde a las mujeres llorar,

y a los hombres recordar”

TÁCITO, De moribus Germaniae, 27.

Y como a los hombres nos corresponde recordar, ahora recuerdo que…pasaron doce años, doce años desde aquel inolvidable 28 de septiembre del año 1995. En verdad, y entiendo que todos los españoles nos conmovimos, cuando los medios informativos, como es costumbre en ellos, nos comunicaron lo siguiente: “La policía española ha procedido a la detención de los presuntos autores del secuestro (detención ilegal en nuestro Código Penal vigente) de Anabel Segura. Todos, entiendo que en aquellos momentos, nos hicimos la misma pregunta: ¿Y si vive? ¿Y si la han matado?

Al día siguiente, la noticia no se hizo esperar: todos los medios de comunicación informativa se hicieron eco de la muerte de Anabel.

Veintidós primaveras unidas al nombre de una mujer -un ángel femenino-, habían sido vilmente maltratadas, sometidas a la barbarie por parte de dos individuos, con resultado final de muerte (¿Asesinos?): Todos tuvimos que comprender que sería la justicia española quien habría de dar la última palabra al respecto). ¡Pobre Anabel¡

España entera y nosotros con ella-los gallegos-, nos unimos al dolor de la familia, que sufrió, -una vez más-el embate de la agresión en la calle y en sus propias carnes, cuando una de sus dos hijas se convirtió en ilusión muerta.

Todos los calificativos que dimos a los supuestos autores, de tan vil hecho cometido, fueron pocos. La bestia que todos llevamos dentro surgió, una vez más, de y entre la sociedad española, por lo que comprendo que debemos poner todos los medios a nuestro alcance, a fin de erradicar para siempre estos terribles eventos luctuosos.

Los móviles de tan terrible acción no estuvieron claros; aparentemente se barajaron los de “tipo económico”, “agresión sexual-violación-, con resultado final de muerte”,…Pero fue, como es lógico, el médico forense-una vez realizada la autopsia-, quien emitió el informe preceptivo correspondiente, y así esclareció las causas reales de su muerte: La autopsia efectuada en el cadáver de Anabel Segura dio como resultado que ésta murió ahorcada. Pero debido al tiempo transcurrido-casi dos años y medio, dado que fue secuestrada el 12 de abril de 1993-, el estado de sus restos mortales impidió demostrar-en la autopsia-, si fue violada antes de llevarse acabo su asesinato. El móvil fue el económico, y los autores- convictos y confesos- resultaron ser: Emilio Muñoz Guadix y Cándido Ortiz Añón, Candi, ambos de 35 años. Felisa García Campuzano, quien había siso acusada de encubrimiento y cooperación en el secuestro y asesinato de Anabel Segura, fue puesta en libertad por decisión judicial de la Audiencia Provincial de Toledo.

[En ABC.es de fecha 19-2005, se podía leer el siguiente comunicado de Mercedes Vega/: TOLEDO. Cándido Ortiz Añón, uno de los asesinos de la joven madrileña Anabel Segura, disfruta estos días de un permiso carcelario, según han manifestado a este diario fuentes penitenciarias. (…).]

Así se cuenta la historia, y ¡ver para creer! En la Biblia, y en el Evangelio de San Juan (cap.20/ vers.29), nuestro Señor Jesucristo le dice a Tomás “porque me has visto, Tomás, creíste. Bienaventurados los que no vieron y creyeron.

Este hecho delictivo, no obstante, motivo mi intelecto, y, desde luego, sentí tristeza, indignación contraída, repulsa… Todo lo cual me condujo a escribir el siguiente canto-lamento: ¡Qué se la llevaron esos malvados!,/ robándole la vida,/ que Dios la había dado,/ pero nadie aún ha contestado:/¡Si vives!,¡Si te han matado!

Haciendo historia, y en nuestra ciudad de La Coruña, se produjo un acontecimiento-un secuestro-, que sin tener un móvil definido al principio (después, averiguaciones policiales posteriores concluyeron afirmando que “el mismo tuvo motivaciones sentimentales o amorosas”), conmocionó a España entera. Fue un delito atípico para aquellas fechas (1975).

Corría el mes de septiembre de 1957, cuando un niño de dos años y medio, que se encontraba al cuidado de su niñera jugando en los jardines de Méndez Núñez, desapareció, confirmándose posteriormente que había sido raptado. A los tres días del suceso, el menor-”Pepito Mendoza”-, fue devuelto a sus padres por el Superior de los Jesuitas, a quien se la habían entregado bajo secreto de confesión.

Fue decisiva la labor llevada a cabo por los medios de difusión de noticias (Prensa y Radio), por la población de nuestra “ciudad cristal” y por la Policía de la capital coruñesa -mandada a la sazón por don mariano-: Comisario, querido y respetado por los coruñeses. Sin la intervención de las aludidas fuerzas propulsoras, el pequeño, sin duda, no hubiera sido entregado a sus padres, como lo fue, a los tres días de su desaparición. Se detuvo a la autora del secuestro un mes más tarde. Por cierto, don mariano, fue mi padre del que me siento y me sentiré orgulloso el resto de mis días.

Hoy en día “Pepito Mendoza” se ha convertido en todo un hombre (José Mendoza), que vive en Valencia(hoy ya fallecido)-esa tierra maravillosamente industrial, artesana, creativa, amante del campo, de las bellas artes, con sus bellas mujeres… (¡Qué más puedo decir de Valencia…!). La Policía española dio muestras, una vez más, de que, cuando quiere y le dejan -los Gobiernos de turno-, está a la altura de las mejores del mundo. Y esto es una verdad como un templo.

La Coruña, 25 de mayo de 2014

Copyright Mariano Cabrero Bárcena es escritor

En Occidente nos habían enseñado a amar la libertad


Porque la libertad es el gran motor de este mundo…

 

 

El gran motor de la humanidad  siempre ha sido encarnado por el ser humano (hombre, mujer  y niño) que, poseyendo una capacidad inmensa de proyectarse, ha sabido penetrar en el mundo de los descubrimientos-uno entiende que el hombre no inventa, descubre-, mediante el uso y desarrollo de su memoria, entendimiento y voluntad. Actuando de esta manera debería ser fácil conseguir un trabajo…

Existen pruebas de lo que digo, y a ellas me remito: Si existe un futuro próximo para los ciudadanos, si los gobiernos fueran capaces de alcanzar una seguridad jurídica estable, si los políticos  renunciaran a llenarse sus bolsillos con los esfuerzos ajenos, si hicieran respetar y respetasen las libertades y la propiedad privada, entonces, podríamos decir que nos hallamos ente un verdadera y estable democracia.

En Occidente nos habían enseñado a amar  la libertad, que pronto pudo cuajar en buena parte del ciudadano medio. Éste soñó en riquezas materiales viables y, como consecuencia, en un acomodo medio comparable con otras civilizaciones, el cual consiguió. Sin embargo, todo lo anterior se ha desvanecido: el cambio institucional está en marcha.

Podemos y debemos observar el análisis político mundial y español, al mismo tiempo: Ambos marchan paralelos. Y lo hacen visualizando-en teoría-los próximos turnos electorales, en sus candidatos y los partidos políticos que los representan. Y, algunas veces, en las soluciones que puedan proceder del cambio institucional.

Cierto es, sin duda, que nuestro ciudadano occidental siempre luchó-con todas sus energías- por las libertades conseguidas ( que se van perdiendo poco a poco), por el amor y conservación de su trabajo( El paro en España subirá al 27,8% a final de 2014, según la OCDE), y por la creación de su propia familia: todo lo anterior procede de la ciencia y la tecnología de vanguardia desarrollada por los librepensadores de Occidente.

El humor social y las conductas cotidianas se han venido deteriorando últimamente, ya que, los acontecimientos y los sucesos de la vida diaria nos acaparan demasiada atención, dejando atrá e los gobernantes se hacían y se hacen inmensamente ricos, y las democracias mal entendidas en las que siempre gobiernan los partidos mayoritarios, unas y otras, sin duda, han llevado a los pueblos-sus trabajadores- a un ‘paro indefinido’, empobreciendo sus bolsillos de tal manera  que …apenas tienen para mantenerse : ¡La hecatombe total…!

Hemos sido testigos de cargo de los increíbles descubrimientos, que han engrandecido a Occidente y al mundo entero. A saber: el microscopio, el telescopio, la pila eléctrica, la máquina de vapor, la bombilla, el motor de combustión interna, el automóvil, el avión, el transistor, el ordenador personal,, internet, la web…, el mundo en verso.

Bien es sabido que existe una picaresca española, sin duda, que sabe criticar (no sé el porqué…) a quien no posee, digamos, una ‘industria’ cualquiera, en un mundo marcado por una distancia profunda entre los ricos y los pobres. Es decir: entre los que tienen mundo y los que nada tienen…La corrupción española nos ha llenado de ‘nuevos ricos’, que generaron muchos pobres: Los sin techo y los sin pan, que son, hoy por hoy, tantas y tantas personas, que habitan nuestra ‘Piel de toro’ llamada España: ¡Quién te ha visto y quién te ve…!

Partiendo de la premisa bien sabida -por todos nosotros- que la democracia es el gobierno de la mayoría, llegamos a la conclusión de que esa “mayoría” ha salido de las urnas-votos de mujeres y hombres mayores edad: con dieciocho años cumplidos-, y como consecuencia los gobiernos no pueden dirigir los países a su antojo.( Hitler- ese enfermizo y lunático hombre político, quien más tarde se convirtió en uno de los mayores dictadores que han existido en la faz de la tierra -, llegó al poder por el pacto de la mayoría: mediante las urnas y los pactos: urnas y votos, pactos y votos.)

Existe en nuestro país una minoría más conservadora asentada en la Comunidad de Madrid, que está condicionando la línea ideológica del PP de cierta manera. mariano Rajoy está atravesando un momento político bajo, y no quiere o no sabe hacer frente a los problemas que se le vienen encima. Dicho y hecho: la última sentencia del Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo(TEDH), en relación  con Inés del Rio, echando por tierra Doctrina_Parot .

Los gobernantes y los gobernados de la Nación española deberíamos de hablar la misma lengua, y, por ahora, esto no está pasando. Unos y otros estamos involucrados en una  amplia economía nacional, existiendo dos autonomías: la catalana y la vasca, que desean caminar por libre…

Hambre de vivir  sienten los desahuciados, cuando todo falta, y nada más comen los políticos, que pululan por nuestra ‘piel de toro’ llamada España .La tragedia anunciada de seres humanos, cuyas vidas se vuelven intolerables, al perder sus casas y sus trabajos y, al final, también sus propias vidas…cuando se arrojan al vacio, perdiendo sus propios raciocinios. Es la muerte que ha llegado y nunca llama…dos veces: en estos tiempos está llamando a diestra y siniestra.

 

La Coruña (España), 14 de enero de 2014

©mariano Cabrero Bárcena es escritor

Más espermatozoides y menos ordenadores


Más espermatozoides y menos ordenadores       

Los niñós son …la esperanza del mañana

Así, y en principios del siglo XXl, las hijas de Eva van acaparando las carreras de humanidades y muchas más, en la confusión que se caracteriza por la venida de  la noche oscura y fría que las infravalora y la llegada del amanecer que les espera.  Más espermatozoides y menos ordenadores-que construyeron los hombres con sus correspondientes chips-, han de fabricar los hombres, para que las mujeres sientan la atracción sexual necesaria y procreen los niños de la esperanza…

Y es que los ordenadores, que engendraron los hombres, con sus respectivos microchips- cierto es que éstos han favorecido las relaciones entre el mundo entero mediante Internet -, cuando, en realidad, nuestros varones deberían engendrar muchos más espermatozoides, que son las fuentes de vidas que todos esperamos que vengan, mejor antes que después.

Se viene hablando hace tiempo que los hombres que, se exponen al contacto con un ordenador portátil y conectado a Internet con la tecnología wifi, son proclives a movimientos celulares que disminuyen la creación de espermatozoides y aumenta la fragmentación  del ADN espermático. ¡Qué Dios nos coja confesados!

AQUELLA noche Jorge la había pasado mal, realmente mal. Rodeado de sueños entrecortados, ensueños pasajeros, quizá alucinaciones…Y él me contaba, con palabras entrecortadas, silenciosas, como si tuviera en su cuerpo los mil demonios que todos llevamos dentro y tratamos de dominar. Y así exclamó: “La vi sólo unos instantes, sola, sobre la quieta nieve emanando dulzura, quietud, belleza…eternidad. Desnuda estaba decúbito prono, pero enseñando nada en su desnudo cuerpo. Escuche voces, divinas palabras… Su cuerpo emanaba olor puro rosas, no concupiscencia; allí donde los ojos admiraban sin clavar dardos venenosos, allí donde pensamientos se sumaban en el olvido, allí donde el hombre contemplaba en ella a su Dios Creador”. Le dije a Jorge que no se preocupara porque soñar, lo que se dice soñar…, soñamos todos. Y escucho mis palabras como si viniesen del propio Dios Creador. Éramos amigos de los de siempre.

Echemos mano de las estadísticas…Nadie sabe por qué los hombres están tan ocupados en tomar decisiones políticas( y se equivocan tantas veces ), en buscar y preparar economías ya trasnochadas, en encontrar planetas desconocidos…Uno entiende, aunque puede que me equivoque, que deberían cuidar más sus espermatozoide…para las hijas de Eva. Estas últimas son seres agradecidos, pasionales y muy receptivas y, al mismo tiempo, sensibles a cualquier caricia deseada y consentida. Hagamos memoria: ni un hombre para cien mujeres ni una mujer para cien hombres; un hombre para cada mujer y cada mujer para un hombre. Ambos son perfectamente compatibles y complementarios. Hablemos claro: existe cualquier mujer ,que se levanta temprano todos los días, que después de hacer las tareas caseras se va al mercado, y que después de comer se sienta un rato a visionar cualquier programa de televisión. Más tarde prepara la cena y acuesta a los niños/niñas, y, por si fuera poco, practica una vida sexual sana con su esposo. Son y existen en este mundo en el que vivimos: son las llamadas “mujeres bandera”, que saben y desean dar amistad, amor, lealtad… a un hombre , a una idea; tienen honor personal. ¡Faltaría más ¡

Así pues, nuestras féminas son más consecuentes y valerosas que nosotros mismos (su esperanza de vida está calculada sobre los ochenta y cinco años, y nosotros nos tenemos que contentar con llagar hasta los setenta y cinco años. Según las estadísticas que se publican al respecto). Ya no se trata de que ellas tengan más tiempo libre- que no lo tienen, sino… que sienten mucha más curiosidad por el mundo exterior. Ellas, que son el fuego de la pasión, están en posesión de mayor información global, dado que visionan (por ver) más televisión, más cine, más Internet, más idiomas, y leen más libros aunque éstos sean costosos.

Hablad, hablad con los libreros-dueños de las librerías-, y preguntadles: ¿Quién lee más libros en la actualidad?” La respuesta no se hace esperar: “Las mujeres y los jóvenes”. Y hemos de entender fehacientemente, porque la experiencia así nos lo ha enseñado, que siempre ‘los libros’ han sido y son los mejores amigos del hombre/mujer, y  que ellos(los libros) son fuente de vida y conocimientos necesarios para transmitirlos a nuestros semejantes. Así es (si así os parece), que es  el título de una obra teatral: Luigi Pirandello.

Si hacemos memoria, y la vamos a hacer, las mujeres están mejor preparadas para los sufrimientos ajenos y resisten las enfermedades propias con mayor entereza: cuidan perfectamente de los enfermos, se crecen ante las adversidades, traen niños/niñas a este mundo de Dios-el Dios de todas las religiones-, saben ser responsables, y qué voy a decir de las féminas… ¡Cualquiera sabe! Ya veremos más adelante. En el mundo de los sentimientos, ellas, las mujeres son las primeras y mejores protagonistas para conllevarlos. Cuando aman lo hacen desde los más profundo de sus entrañas. Entrega y pasión: armas fundamentales para practicar “El Arte_de_amar

Y es que no podemos olvidar la fuerza de voluntad que desarrollan las mujeres en esta santa vida (mundo), al desarrollar cualquier trabajo o función, unido todo esto al sexto sentido de la intuición femenina, que tan buenos resultados les ha dado y les está dando. Así son ellas, si así os parece.

Y es que el/la hombre/mujer son sociables por naturaleza, y nos damos cuenta perfectamente que, los aparatos tecnológicos del día a día, están cambiando de formas y maneras drásticas nuestros comportamientos personales para con los demás: soledad y más soledad en el interior de nuestros humanos corazones.

Hay un techo de cristal -en nuestra social actual y mundial-, en el que la mayoría de puestos jerárquicos importantes, permanecen desempeñados por los hombres, pero en cambio los trabajos menos cualificados los desempeñan las mujeres. Las hijas de Eva fabricaron el mundo con sus vientres fértiles y pechos generosos, de donde emanaron todas las fuentes de leche generosa, y en ellas todos los humanos mamamos para el bien y para el mal. Y esto es difícil de discutir en una amigable tertulia, entiende uno.

No olvidemos que cuando se celebra la boda entre un espermatozoide (masculino) y un óvulo (femenino), y en ese mismo instante, este ultimo queda fecundado. Se instala en la pared matriz, con cuidado y prontitud, para transformase automáticamente en un niño o una niña. ¡Ya hay vida, ya hay libertad…!

La sociedad que nos ha tocado vivir (¿esa maravillosa democracia española, qué nos habla del estado de bienestar para todos, qué nos habla de la igualdad de oportunidades, qué nos habla de viviendas asequibles para nuestra juventud…?), ha ‘roto aguas’ por los cuatro costados, y ha relegado a las personas longevas, única y exclusivamente, para que emitan su voto cada cuatro años… A lo sumo ha construido pocas residencias -jaulas de soledad- donde podemos ir a morir, y, desde luego, ser olvidados por propios y extraños. Eso sí, para morir con tranquilidad, llevando sobre nuestras espaldas sacos pesados con tierras cargadas de olvidos, penas y sinsabores.

Volver a enamorarnos-nuestros corazones perezosos por el paso del tiempo, que son el sol de nuestras vidas ya marchitas-, ya que, indudablemente, los mayores también somos seres humanos que poseemos nuestros corazoncitos -que siguen latiendo con lentitud-, pero caminamos despacio, hablamos despacio, comemos despacio… Debemos pasar   ‘Del_rosa_al_amarillo esto es, de la vitalidad y pasión amorosa juvenil a un status de personas maduras: vida afectiva, segunda actividad, fomento de la cultura, hacer lo que nunca pudimos llevara la práctica… ¡Ah!, se me olvidaba (¿no lo adivináis?)…, y continuar nuestras vida sexual, un tanto limitada, y quien diga lo contrario miente como un cosaco (pido disculpas a los cosacos), pero relegada al quinto lugar según el orden expuesto de lo que piensa un semejante vuestro, que puede estar equivocado.

La Coruña, 7 de enero de 2014

© Mariano Cabrero Bárcena es escritor

El faro que alumbra al mundo entero, desde la ciudad de La Coruña(España), y donde nadie es forastero…

http://www.centrogallegoregiondemurcia.com/imagenes